domingo, 18 de enero de 2015

BOLLOS DE MASA DE ROSCÓN SIN LACTOSA


Quienes me soléis visitar, sabéis de mi inquieta curiosidad por probar nuevas recetas; me gusta experimentar en la cocina. Esta fórmula me llamó la atención porque hace poco que supe de la intolerancia a la lactosa de una compañera de gimnasio y pensé que sería buena idea darle una pequeña sorpresa preparando un dulce que pudiese tomar sin problemas.

La receta está sacada del estupendo blog "Tartidelicias". Su autora la elabora en forma de racimo de uvas; pero eso os lo dejo a vuestro gusto e imaginación.

Esta masa es la del roscón de reyes pero adaptada para los intolerantes a la lactosa; en mi afán de hacerla algo mas sana, opté por sustituir la mantequilla sin lactosa que lleva la receta original por aceite de girasol. 

El resultado es bastante satisfactorio, teniendo en cuenta que es una masa de brioche sin mantequilla ni leche; pero aún así, queda una miga tierna y esponjosa. ¿Os animáis a probarla?


Vamos con la elaboración:

BOLLOS DE MASA DE ROSCÓN SIN LACTOSA

Ingredientes:

-Masa madre:

130 gr. de harina de fuerza
70 gr. de leche de soja
5 gr. de levadura seca de panadería
1/2 cucharadita de azúcar

-Masa:

600 gr. de harina de fuerza
180 ml de leche de soja
8 gr. de levadura seca de panadería
60 gr. de azúcar invertido
60 gr. de azúcar
120 gr. de aceite de girasol
3 huevos L
5 gr. de sal
2 cucharaditas de agua de azahar
Ralladura de limón y de naranja

-Opcional para decorar: 

Guindas, fruta escarchada, almendra laminada, azúcar humedecido.




Elaboración:

Preparamos la masa madre la noche antes, mezclando todos los ingredientes. Dejamos reposar una media hora para que empiece a fermentar y la metemos en la nevera hasta el día siguiente.

Por la mañana sacamos la masa madre para que se atempere. 

Preparé la masa en la panificadora; ya sabéis, primero los líquidos y luego los sólidos. Programa solo amasado; cuando termine, sacamos la masa a la mesa engrasada y boleamos. Ponemos en un cuenco tapada con film para que fermente.

Cuando la masa haya doblado su volumen, la sacamos de nuevo a la encimera engrasada y hacemos porciones de unos 58 gr. aproximadamente. Boleamos y vamos poniendo sobre la bandeja del horno preparada con papel parafinado.

Tapamos con film aceitado y dejamos que fermente de nuevo.

Pre calentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo con aire.

Pintamos con huevo batido y adornamos con lo que hayamos elegido. Hornear unos 15-20 minutos o hasta que veamos que adquieren un bonito color dorado. 

Sacar a una rejilla para que enfríen (no pude resistir la espera y le hinqué el diente a uno, ¡que cosa mas buena Dios! jajaja)

Estas masas congelan muy bien; como salen bastantes bollos, suelo envolverlos en film y los congelo. Así tengo bollitos tiernos cada vez que me apetece; tan solo hay que darles unos segundos de microondas y quedan como recién hechos.

Deliciosos!!!





3 comentarios:

ecos de ubeda dijo...

tienen buena presencia

Mayte dijo...

Estupendos comoo todas tus masas de levaduras, qué bien te quedan!

Susana dijo...

Muchas gracias Mayte, un saludo.