sábado, 15 de agosto de 2009

FONDANT DE NUBES

Esta pasta de azúcar es muy fácil de hacer y además los ingredientes no son nada complicados de conseguir, eso sí, además de la materia prima, necesitaréis unos buenos biceps, jejeje...La receta me la dió megasilvita en el curso que hice con ella de decoración de tartas y que podréis encontrar con un paso a paso en su blog:

http://www.megasilvita.com


NECESITARÉIS:

- Una bolsa de nubes, si, esas chuches que son muy blanditas y que casi siempre encontraréis de dos colores: rosa y blanco.
- El doble de peso de las nubes ( y un poco más), en azúcar glass. Os recomiendo que sea industrial pues si la moléis con la thermomix o con un molinillo, no queda tan pulverizada como la comprada y al hacer el fondant, se notarán los granitos del azúcar.
-Un poquito de margarina.
-Una cucharada rasa de agua para salpicar las nubes.
-Colores vegetales en pasta para hacer los diferentes colores (opcional)


PREPARACIÓN:


Si váis a necesitar diferentes colores, tendréis que cortar las nubes para separar el blanco y el rosa. Si no, no es necesario.

Untamos un bol que se pueda meter en el microondas con un poco de margarina, ponemos las nubes y las espolvoreamos con la cucharada de agua. Removemos y metemos en el micro. Es mejor ir poco a poco, es decir, ponemos unos 40 o 50 segundos; sacamos removemos y volvemos a poner otros 20 segundos, así hasta que veáis que están bien derretidas (es mejor ir poco a poco a pasarse de tiempo y quemarlas, pues así no tienen solución).

Mientras tendremos la mesa de trabajo preparada, untada con margarina y sobre ésta, vamos poniendo la mitad o algo más del azúcar glass tamizado (esto es importante, así evitamos grumos y granitos de azúcar mas gruesos)Hacemos una especie de volcán y cuando las nubes estén listas, las echamos sobre el azúcar.

Ahora viene lo "pringoso y pegajoso" yo me suelo embadurnar las manos con margarina y empiezo a amasar e ir integrando todo el azúcar a las nubes.Vamos añadiendo más azúcar tamizada hasta obtener una bola con la textura parecida a la plastilina, muy maleable y suave al tacto. Ante la duda, es mejor quedarse corta en azúcar y luego se le puede añadir lo necesario, hasta darle el punto.



NOTAS:

Amasar intentando no incorporar aire a la masa (no es una masa de pan) pues si la masa tomara demasiado aire, al estirarla nos quedarían burbujas imposibles de quitar y que nos daría un aspecto mas descuidado al acabado final de la tarta.

La masa se puede utilizar de ese color pero si queréis se puede teñir. Esto es mejor hacerlo cuando vayáis a hacer la tarta para evitar sabores raros.

Aunque se puede utilizar recién echa, es mucho mejor esperar al menos un día para que se asienten bien todos los ingredientes y se disuelvan posibles bolitas de azúcar glass.

CONSERVACIÓN:

Se conserva envuelta en film transparente y metida en una bolsa (de esas de congelar, por ejemplo) No se debe dejar sin envolver pues se seca y no sirve.

Aunque no es necesario meterla en la nevera, si no vàis a utilizarla en un tiempo es mejor hacerlo, eso sí siempre envuelta en film y metida en una bolsa. Así se conserva hasta tres meses.

Cuando vayáis a utilizarla, ponerla en el micro unos segundos (estará dura como una piedra) y váis viendo hasta que coja de nuevo maleabilidad, repetís la operación si fuera necesario, pero cuidado de no pasarse porque si la quemáis, irá a la basura. Tened cuidado porque os podéis quemar

2 comentarios:

Dulces Barcarola dijo...

Me ha encantado tu blog, he encontrado en él recetas, trucos y consejos muy interesantes, te felicito por ello. Te invito a que visites mi blog a ver qué te parece. Un abrazo.
http://dulcesbarcarola.blogspot.com.es/

Susana dijo...

Muchas gracias Dulces Barcarola, no dudes que te devolveré la visita. Un saludo.